Maquillaje para el día a día

Un maquillaje para el día a día, debe ser natural para resaltar toda nuestra belleza; pues para ir al trabajo, para una tarde de amigos o pasar la mañana en un parque con tus hijos, no querrás complicarte demasiado. 

Muchas mujeres optan por cero maquillaje y andan por la vida con su cara lavada, lo que no quiere decir que no se vean también maravillosas; pero hay otras, como tal vez tu y yo, que preferimos usar un poco de maquillaje y esto nos hace sentir más cómodas. Y aunque nos encantaría pasarnos la mañana consintiendonos frente al espejo, muchas veces el tiempo es limitado; pues nadie quiere levantarse más temprano para lograr el maquillaje perfecto. 

Las tendencias del maquillaje, nos han abierto los ojos hacia un montón de técnicas como el contouring, strobing y chroming, que por lo general son algo laboriosas y cargadas. Y está bien que quieras aprender y ser la mejor cuando se trata de verte bella, pero hay momentos donde de verdad vas a querer deslumbrar; de allí la importancia de que tu maquillaje del día a día, sea lo más natural posible, así lograrás un contraste con el maquillaje que utilizas en ocasiones especiales. 

Sin embargo, por muy naturales que queramos ser, también queremos esconder aquellas pequeñas imperfecciones de la piel y resaltar todo aquello que nos hace ver más virtuosas. Por eso es importante encontrar un equilibrio entre el una imagen artificial y un maquillaje inexistente. 

El maquillaje para el día a día perfecto es sencillo, rápido y fácil; toma nota de los siguientes consejos para lucir impecable con tu maquillaje natural. 

  1. Preparación de la piel

La limpieza facial es el primer paso para poder obtener un maquillaje natural con el que podamos ir al trabajo, pues antes de comenzar cualquier tipo de maquillaje, debes preparar tu piel adecuadamente con una limpieza que elimine la grasa y la suciedad que hayas acomulado hasta el momento. 

Debes ir un poco más allá de lavarte la cara en la ducha, para ello te recomendamos utilizar un tónico, jabón neutro o loción que se adapte a tu tipo de piel; utiliza un algodón para aplicarlo sobre el rostro y acláralo con abundante agua. Antes de iniciar aplica una crema hidratante y el bloqueador solar que nunca debe faltar. 

  1. La base

Aplica tu base con una brocha plana y solo en las zonas donde lo necesites, es decir, la idea no es crear una máscara, sino cubrir lo necesario para disimular las imperfecciones de la piel. Lo ideal es que busques una base con un color similar al de tu piel, para que al extenderla no sea demasiado evidente. La capa debe ser fina asegurándote de no dejar manchas. Para emparejar el color, puedes aplicarte un poco más en el cuello y difuminar lo necesario bajo la mandíbula. 

Al terminar, sella con polvos traslúcidos utilizando una brocha grande en la zona T, esto te ayudará a disimular el brillo, fijar bien el maquillaje y mantener una piel con apariencia fresca, radiante y natural.

  1. Corrector e iluminador

Estos dos productos no pueden faltar en nuestro maquillaje básico para el día a día, pues además de que su uso es muy fácil, sus resultados son bastante efectivos; ya que con solo unos pequeños trazos harás que esas molestas imperfecciones desaparezcan como por arte de magia. 

  • Iluminar:

Aprender a usar el iluminador es bastante fácil, pero debes tener cuidado de no abusar. Debes utilizarlo en los puntos estratégicos del rostro, como las aletas y el puente de la nariz, la parte alta de los pómulos, los piquitos del labio superior, la parte más alta de la ceja y en el lagrimal. Este paso le dará luz a tu rostro, dejando una apariencia radiante.

  • Correctores:

Todas tenemos ojeras, algunos granitos o una que otra marca que queremos disimular, por ello el corrector se convierte en uno de nuestros mejores aliados en el maquillaje. Aplícalo suavemente con un pincel bajo los ojos, desde el lagrimal hasta la altura del iris para neutralizar y eliminar las ojeras. Haz lo mismo con las imperfecciones.

  • Corrector verde: su función es ayudarte a disimular el enrojecimiento de tu cara y los granitos. Aplícalo con cuidado y muy puntualmente, difuminando de manera adecuada para que el resultado no vaya a ser antinatural. 
  • Corrector violeta: disimula los tonos amarillentos de la piel. 
  • Correctores naranja y amarillo: son anti-ojeras, pues al tener esta tonalidad te ayuda a equilibrar las zonas violetas o azules de la piel. 
  • Corrector rosáceo: puedes utilizarlos para dar un toque de profundidad, aplícalos de forma difuminada en la parte alta de la frente, los pómulos, la mandíbula y los lados de la nariz para afilar los rasgos de tu rostro. 
  1. Maquillaje para ojos

Está bien, está claro que no puedes dedicar media hora para aplicar sombras en tus ojos, pero aunque parezca complicado, este paso es súper sencillo. Elige un color neutro con tonos satin, extiendela sobre el párpado móvil y difumina hacia arriba con un pincel abombado jalando un poco en dirección del final del arco de la ceja.

Concentra un poco más de sombra en el cuenco del ojo y fijate que ambos ojos estén parejos. La clave está en difuminar, no existe mayor secreto que este para lograr un ahumado perfecto. 

  1. Mirada de impacto

El delineador le dará un toque profesional a tu maquillaje. En primera instancia, con un lápiz negro, delinea la línea de agua cerca a tus pestañas superiores e inferiores. Después, con el delineador que te haga sentir más cómoda haz una línea fina sobre las pestañas de tu párpado superior. Como estamos hablando de un maquillaje para ir a trabajar, no extiendas demasiado la línea final. 

La pestañina o máscara de pestañas no puede faltarnos, pues es el secreto para unas pestañas de impacto. Aplícala desde la base con movimientos en zig-zag, tirando hacia arriba, pasando el cepillo en repetidas ocasiones en las puntas; esto te ayudará a alargarlas aún más. No apliques más de un par de capas, así evitarás grupos y pegotes. Lo mejor es que elijas una con fórmula resistente al agua que son las que tienen mayor duración. 

  1. Cejas

Son el marco de tu rostro, por eso es importante que siempre estén en orden. Peina tus cejas hacia arriba y rellena los huequitos con un lápiz especial para ellas. Que tus trazos sean suaves y hacia arriba imitando el crecimiento del vello, así lograrás un efecto mucho más natural y lindo. No las depiles demasiado, unas cejas pobladas y naturales serán tu mejor elección,solo retira los vellitos que se salen completamente del arco ¡y listo!

  1. Para los labios

Apuesta por colores discretos que no tengas que andar todo el día de retoque en retoque, también puedes aplicarte un gloss para dar brillo a tus labios o utilizar un bálsamo hidratante con un ligero toque de color. 

Si quieres que tu color de labios se prolongue, te compartiremos un secreto para que dure horas y horas. Elige un lápiz delineador del color que más te guste, perfila y rellena tus labios con él. Lo ideal es que utilices un tono que contraste y complemente la sombra de tus ojos. 

Después de esto, solo aplica un gloss transparente y ¡ya estás lista! Si tus labios son muy delgados puedes concentrar el gloss en el centro para crear un efecto de volumen sin necesidad de perfilarlos por fuera de la línea natural de la boca. 

¿Ya ves que fácil es hacer un maquillaje para el día a día? Recuerda que la practica hace al maestro, pero poco a poco podrás memorizar esta técnica, para ir al trabajo con un maquillaje sencillo siempre fresco y natural.

¿Te gustó? Compártelo desde aquí
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.